El desarrollo neurológico y psicomotriz empieza en los bebés desde el propio momento del nacimiento. De modo que no se puede decir, propiamente, que hay un momento concreto donde se “empieza”.

Digamos que hay, efectivamente, un momento donde el ejercicio se intensifica. Vamos a repasar los pormenores de cómo y cuándo tu bebé debe empezar a hacer ejercicio de veras. Para ello, hemos separado los primeros meses de vida del bebé en dos etapas: de 0 a 3 meses, y de 3 a 6 meses, con sus ejercicios particulares cada una.

Ejercicios del bebé en los primeros 3 meses de vida

Aunque en ese período el bebé todavía es muy pequeño, ya puede empezar a hacer algunos ejercicios que desentumecerán su movilidad. Ojo, deben ser ejercicios muy ligeros y tranquilos, pues el bebé en este momento todavía es muy delicado.

  • Juega con sus dedos y masajéalos.
  • Tumbado boca arriba: puedes coger la planta de los pies y mover así la articulación de la rodilla. También puedes poner delante de sus ojos un objeto colorido para que lo siga con la vista. Y por último, mueve las manos del bebé hasta su hombre y repite ese movimiento varias veces.

Ejercicios del bebé entre los 3 y los 6 meses

A partir de los tres meses el bebé ya puede empezar a realizar algunos ejercicios más complejos, sobre todo en la parte del cuello, para que gane musculatura:

  • Tumbado boca arriba: hay varios ejercicios que podemos realizar en esta postura: mover las piernas del bebé como si estuviera en una bicicleta. O bien mover lateralmente las piernas. También es útil cogerlo por los brazos y llevarlo a la posición de sentado.

Como puedes ver, ejercicios sencillos para empezar a despertar los sentidos y músculos del bebé