Cuando el verano se acerca, estamos ansiosos por ir a la playa para divertirnos y darnos un buen baño de mar. Sin embargo, mucha gente ignora que el agua salada tiene grandes beneficios para la piel.

Si tienes planeadas unas vacaciones cerca de la costa, puede que te interese saber algo más sobre el tema.

Beneficios del agua de mar para mi piel

El agua de mar es rica en minerales como el potasio, yodo, zinc, sodio y otros que constituyen la composición química de la piel.  Cuando esta entra en contacto con el agua salada, absorbe dichas sustancias, por lo que la concentración de las mismas se restaura.

De ahí las propiedades antibióticas del agua de mar, lo que permite combatir problemas cutáneos como eccemas, descamaciones y reacciones alérgicas, entre otros. Además, funciona como un antiséptico natural gracias a la sal y el cloruro de potasio, que eliminan las bacterias y ayudan a cicatrizar en zonas dañadas de la piel como heridas, cortes, rozaduras, arañazos, etc.

Propiedades cosméticas

Pero el agua marina posee más que propiedades curativas: también es un excelente cosmético. Los minerales disueltos en ella proporcionan un muy buen efecto exfoliante, así que resulta ideal para eliminar toxinas. Permite además reducir la grasa y los granos en el cutis, y mejora de forma considerable la elasticidad de la piel.

Si combinas el agua salada con barro marino, los beneficios sobre tu piel serán aún mayores, puesto que el efecto exfoliante se incrementa.

Por eso, cuando vayas a la playa no te limites a darte un baño de sol. Solo unos minutos en el agua bastará para obtener muy buenos resultados. Además, puedes tener agua de mar en casa, y utilizarla para lavarte el rostro o darte un baño con ella al menos una vez al día. Antes de que te des cuenta, habrás notado los cambios.