A casi todos nos gusta aprovechar el verano para ir a la playa y regresar con un buen bronceado. Eso, sin mencionar lo provechoso que resulta el sol para la salud… aunque, no lo olvidemos, en exceso puede ser todo lo contrario.

Para saber un poco más sobre el tema, hablaremos en esta ocasión de los beneficios y amenazas del sol para nuestro cuerpo.

 

Beneficios de la luz solar para el cuerpo y la salud

La luz del sol es buena para tratar afecciones respiratorias como el asma. Pero también fortalece nuestro cuerpo y ayuda a combatir toda clase de enfermedades.

Su mayor beneficio es que ayuda al organismo a producir vitamina D. Esta juega un rol crucial en el desarrollo de huesos y dientes, las funciones renales y el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Una pobre exposición al sol puede provocar:

  • Debilitamiento de los huesos: raquitismo, osteoporosis, etc.
  • Problemas dentales
  • Alteraciones del hígado o el riñón
  • Aparición de infecciones y otros problemas de salud.

Todo ello es fácil de evitar si tomamos un poco de sol durante 5 y 10 minutos, dos o tres veces por semana.

Otro beneficio de la luz solar, es que permite mantener una piel bella y saludable, pues combate problemas como típicos como el acné, e incluso algunos de mayor gravedad: psoriasis, ictericia, etc. Si quieres prevenirlos, te será suficiente con media hora de baño solar en las mañanas, o bien avanzada la tarde.

Por último, cabe mencionar que la luz del sol es un vasodilatador muy eficiente, lo cual permite disminuir la presión arterial y el colesterol.

 

Amenazas para el cuerpo

Con todo, demasiada exposición al sol tiene efectos negativos para la salud. Además de eritemas o quemaduras visibles, puede provocar:

  • Melanoma: considerado el peor tipo de cáncer de piel
  • Rápido deterioro de la piel con aparición de arrugas, depresiones cutáneas y cicatrices solares
  • Inmunosupresión: aunque el sol beneficia el sistema inmunológico, en exceso puede debilitarlo
  • Reacciones alérgicas
  • Cataratas y otros trastornos visuales.

En verano, se recomienda el uso de protector solar si vamos a la playa, y evitar más de 30 minutos de exposición durante las horas del mediodía.